On Now
Coming Up

Espanol

Print
RSS

Buen Año Para Hartline Estuvo En Peligro

Posted Jan 18, 2013

Con un nuevo staff de coaches y dos lesiones que le costaron todo el entrenamiento y un bajon de 25 libras, Harline estuvo en peligro de ser dejado fuera antes de comenzar la temporada 2012.


El líder en recepciones de los Dolphins este pasado año fue Brian Hartline con 74, 1,083 yardas y un touchdown.

Al comienzo del entrenamiento, no se sabía si haría el equipo final.

Es increíble pensar que el recibidor abierto fijó sus mejores números en su cuarto año “considerando el hecho que perdió el campamento de entrenamiento, OTA´s (Organized Team Activities) y nunca había trabajado con este conjunto de coaches hasta la pretemporada”, dijo el coordinador ofensivo, Mike Sherman.

Hartline luchó con dos lesiones, una tan seria que fue hospitalizado por casi dos semanas, bajando 25 libras de peso. Después de recuperarse de la apendicitis en julio, el receptor sufrió una lesión a la pantorrilla, prolongando su ausencia cuando más necesitaba estar en el terreno para desarrollar sincronía y confianza con su nuevo quarterback.

“Su estar ausente por todo ese tiempo fue mi preocupación principal. Basado en los videos del año anterior, pensé que logró todo lo que le pidieron hacer, y por eso sentí mucho respeto por él entrando a la temporada. El revés físico que sufrió con la cirugía y las complicaciones, pensaba que le tardaría más tiempo para encontrar su ritmo”, agregó Sherman.

El partidazo del año de Hartline fue en la cuarta semana cuando visitaron a los Arizona Cardinals. Aquel domingo por la tarde, Hartline estableció un nuevo record Dolphin, capturando 12 pases para 253 yardas, incluyendo un touchdown de 80 yardas.

Lamentablemente, no pudo gozar de su hazaña ese día, ya que perdieron en tiempo extra en un dramático final.

El ex Buckeye de Ohio State ha sido corredor de campo y pista desde sus días en la escuela secundaria, ganando el titulo estatal de las vallas en 110 y 300 metros.

Tal como el corre, Hartline aprendió la ofensiva West Coast de Sherman y desarrolló buena química y sincronía con el quarterback titular novato, Ryan Tannehill, rápidamente.

En el 2013, si regresa con los Dolphins, le gustaría mejorar el total de touchdowns anotados y acercarse a 100 recepciones, para seguir siendo el líder en su posición.