On Now
Coming Up

Espanol

Print
RSS

Dolphins Pierden Juego Difícil en Casa Ante los Ravens, 26-23

Posted Oct 6, 2013

Marcha de último minuto liderada por Tannehill se queda corta al final.


Ambas defensas marcaron la pauta esta tarde en Sun Life Stadium con jugadas oportunas, sin embargo fueron los Baltimore Ravens quienes tuvieron la última palabra con dos resistencias defensivas claves, escapándose con un triunfo sobre los Miami Dolphins, por 26-23.

Miami tuvo la oportunidad de forzar el partido a tiempo extra en el minuto final cuando el pateador novato Caleb Sturgis se alineo para intentar un gol de campo de 57 yardas. Estaba perfecto en la temporada – 10 de 10 – sin embargo su patada se corrió a la izquierda y Baltimore puso rodilla en tierra para cerrar el partido.

Los Dolphins cayeron a 3-2 en la campaña entrando a la semana de descanso mientras que Baltimore mejoró a 3-2.

“Algunas buenas, otras que realmente necesitan corrección y trabajo”, dijo el entrenador en jefe de los Dolphins acerca del estado de su equipo llegando al descanso. “Le dije al equipo que tenemos un excelente grupo de hombres en el vestidor y que arreglaremos los problemas que tenemos. No vamos a barrerlos bajo la alfombra. Los identificaremos y buscaremos la manera de mejorar”.

El quarterback de segundo año Ryan Tannehill terminó 21 de 40 para 307 yardas y un touchdown, mientras que el recibidor Mike Wallace atrapó siete pases para 105 yardas. Los receptores Brandon Gibson (cuatro recepciones para 74 yardas) y Brian Hartline (cuatro recepciones para 60 yardas) también se involucraron, al igual que el tight end Charles Clay con tres recepciones para 52 yardas y un touchdown de nueve yardas.

La movilidad de Tannehill estuvo en exhibición a través del partido ya que algunos de sus pases más efectivos fueron cuando estaba corriendo, incluyendo uno de 30 yardas a Hartline tarde en la primera mitad que ayudo preparar el pase de anotación de Clay. Su pase completo más grande fue en la última serie ofensiva en un 4to y 10 con 1:30 por jugar desde la formación shotgun. Tannehill fue amenazado en el bolsillo y lo forzaron a escaparse a su izquierda, entonces frenó y lanzó un bombazo de 46 yardas a Gibson hasta la yarda 34 de los Ravens.

Con el reloj descontando y sin timeouts, Tannehill picó la bola en primer down con 1:01 por jugar, y en 2do y 10 fue derribado para un sack por Elvis Dumervil, perdiendo 5 yardas hasta la 39 de Baltimore. Tannehill no pudo falló a Clay en la siguiente jugada y en 4to y 15, Sturgis entró al partido para intentar lo que hubiese sido el gol de campo más largo de su carrera. Tenía la distancia pero la dirigió hacia la izquierda.

“Gibson realizó una increíble atrapada campo abajo y pudo darle la espalda a todos los defensores y nos puso en la orilla de la mira para un gol de campo”, dijo Tannehill. “No pudimos desarrollar ofensiva desde ese allí. Ellos proporcionaron alguna presión en la jugada de segundo down luego de recobrar ánimo para lograr el primer down y en la jugada de tercer down, hicieron una buena labor de eliminar la ruta principal. Trate de enlazar con Clay como receptor secundario y ejecutaron un buen pase defendido”.

El safety de los Dolphins Reshad Jones despertó al público con una intercepción que retornó 25 yardas para un touchdown con 8:03 por jugar para empatar el partido después de que su equipo había caído detrás por 10 puntos. Fue el primer touchdown en la carrera de Jones y la primera intercepción devuelta para una anotación por Miami desde que Kevin Burnett lo logró en 4 de diciembre de 2011 contra los Oakland Raiders. También fue la primera intercepción devuelta para un touchdown por un safety desde que Brock Marion devolvió una 100 yardas contra Buffalo el 6 de enero de 2002.

Entre tanto luego que la defensa de Miami paró a los Ravens obligando un despeje, el linebacker de los Ravens Terrell Suggs derribó dos veces en sacks a Tannehill para forzar otro despeje, y su quarterback, Joe Flacco, ingenió lo que probó ser la marcha ganadora. El gol de campo de 44 yardas de Justin Tucker fue la diferencia al final, mientras que Tucker terminó con 4 de 4 con uno largo de 50 yardas en la tarde.

Además de saquear a Tannehill seis veces, los Ravens se ajustaron durante el medio tiempo, respecto a su manera de defender contra Mike Wallace, quien capturó seis pases para 99 yardas en los primeros dos cuartos. A consecuencia, solo consiguió una recepción para seis yardas en la segunda mitad, ya que se estaba enfrentando a los que Tannehill describió como una “cobertura 2 ligera”, la cual fue diseñada para eliminar las rutas profundas por las bandas.

“Tenemos que mejorar, honestamente tenemos que mejorar”, dijo Wallace. “Ellos realizaron un buen trabajo de ajustar y ejecutaron algunas jugadas en la segunda mitad mientras que nosotros no lo hicimos. Ejecutamos jugadas pero tenemos que ejecutar más. A veces desarrollamos ofensiva y luego nos estancamos. Así que tenemos que hacer un mejor trabajo de mover la bola, y evitar tantos tres y fueras”.

El guardia izquierdo Richie Incognito subrayó los comentarios de Wallace respecto a la línea ofensiva.

“Pienso que llegando a la semana de descanso nos da una oportunidad para suspirar”, comentó Incognito. “Evaluar lo que está funcionando y lo que no está trabajando y simplemente regresar y trabajar duro. Sentado aquí después del juego, no te puedo decir cuál es el problema, pero tenemos que averiguarlo y enfocarnos en lo que estamos haciendo bien”.

DOLPHINS ON FACEBOOK

Contests-Videos-Exclusive Access