Coming Up

Espanol

Print
RSS

Don Shula No Tiene Comparación

Posted Jun 13, 2013

Según un panel de expertos y de analistas de ESPN, Shula no es el mejor entrenador de todos los tiempos.


Las comparaciones son odiosas y es sumamente complicado hacerlas, especialmente cuando estamos haciéndolas con personajes de la historia.

ESPN se dio a la tarea de determinar el mejor head coach que ha tenido la NFL, y para eso requirió la votación de sus analistas y expertos (los cuales enlisto al final de esta columna) para que no queden en el anonimato y sepamos claramente quiénes fueron los que llegaron a una conclusión… totalmente errónea.

De acuerdo con este panel, Vince Lombardi terminó en la primera posición, Bill Walsh en segunda, increíblemente Don Shula es tercero, George Halas cuarto, Chuck Noll quinto y Paul Brown en sexto, con Bill Belichick en séptimo y Tom Landry en octavo.

Para poder llegar a una lista de entrenadores tenemos que definir lo que hace a un buen Head Coach. Primeramente y lo más lógico son los números (victorias, campeonatos y longevidad), es un dicho popular que los “números no mienten” y en este punto creo que no hay discusión en ese sentido, pero hay que analizar un poco la realidad, porque no es lo mismo todo lo que logró Paul Brown con sus Cleveland Browns en la AAFC a lo que realizó una vez que llegaron a la NFL, que en su caso fue casi igual de impresionante.

Posteriormente tenemos que analizar su filosofía, su legado y su influencia en el deporte mismo, ya sea con sus jugadores, dentro de su equipo, en su comunidad o a nivel liga. Este es el punto en el que podemos determinar los entrenadores asistentes que formó y que posteriormente triunfaron como entrenadores en jefe también. Claro que los análisis pueden ser sumamente subjetivos y siempre se prestará a debate, ya que es muy difícil poder tener una medición, pero es evidente que hay algunos que destacan muy por encima de otros. George Halas fue el líder máximo de la liga por más de cinco décadas.

Después de determinar todos estos elementos, concluyo que Don Shula es el mejor de todos los tiempos. Aquí les expongo un largo texto con mis razones:

Sus 347 victorias representan la cifra más alta para cualquier entrenador en la historia y son 27 más que las logradas por Halas, sólo que Shula lo hizo en 33 años como entrenador en jefe y Halas lo hizo en 40, destacando que Shula las logró de forma continua en una época con más equipos.

Si bien tiene sólo dos campeonatos de Super Bowl, es el único head coach que ha dirigido a sus equipos en seis ocasiones al Super Domingo. Y destaca que es el que tiene registrada “La Temporada Perfecta” en 1972, única en la historia. Además fue el primero que llevó a su equipo a tres Super Bowls consecutivos y fue el primero que llegó a cuatro.

De los ocho mejores en la lista de ESPN, sólo hay uno en activo y es Bill Belichick, quien es el único que pudiera empatar a Shula con seis apariciones en el “Juego Grande” de la NFL (tiene cinco) y quien junto con Halas son los únicos que han registrado una temporada regular sin derrota, aunque no terminaron siendo campeones como Shula.

Y más allá de los fríos números, la filosofía de Shula no se fundamenta en frases célebres o clichés, sino en disciplina, trabajo duro y el poder adaptarse a las circunstancias.

No hay mejor muestra de esto que el cambio radical que le dio a Miami, una franquicia de expansión en 1966 que nunca había tenido una temporada ganadora, y desde su primer año al frente en 1970 hasta 1995 que se retiró como entrenador, los Dolphins sólo tuvieron dos campañas perdedoras y se colocaron entre los clubes protagonistas de la NFL.

La ejecución con disciplina fue la clave de su éxito. Shula no dependió de un gran jugador para tener equipos ganadores, Shula hacía grandes a sus jugadores y a sus equipos.

Shula puede presumir que tres de sus quarterbacks están en el Salón de la Fama: Johnny Unitas, Bob Griese y Dan Marino. Llegó a dos Super Bowls con Earl Morrall y a otro con David Woodley, dos pasadores que en otras circunstancias no hubieran tenido ese tipo de éxito.

Para aquellos que vieron a los Dolphins en las épocas de Shula, pueden confirmar que no ha existido un mejor entrenador al hacer ajustes al medio tiempo y sobre la marcha de un partido. Era un hombre que sabía hacer los movimientos necesarios en su alineación en el momento preciso. Siempre tenía una jugada especial para una situación definitiva.

El partido de playoffs, en la ronda divisional, de 1981 contra los San Diego Chargers es el mejor ejemplo para definir a Shula. Parecía una causa perdida al ir detrás 24-3 al iniciar el segundo cuarto. Metió a Don Strock como su quarterback en lugar de Woodley y al medio tiempo estaba a sólo siete puntos (24-17) con el famoso “Hook and Lateral” con Duriel Harris y Tony Nathan, la cual fue definida como una jugada de Salón de la Fama por el comentarista de ese partido.

Y hablando del Salón de la Fama, realmente no se le ha hecho mucha justica a los Dolphins porque nunca se le ha dado suficiente reconocimiento a muchos jugadores brillantes que tuvo este equipo principalmente al no contar con el impulso mediático que han tenido otros clubes.

ESPN señala que Miami nunca tuvo jugadores brillantes y que por eso Shula queda relegado al tercer sitio. Entonces, suponiendo que eso fuera cierto, tiene mucho más mérito todo lo que logró Shula en su carrera a lo que hizo Walsh o Lombardi con tantos y tantos jugadores de Salón de la Fama como ellos indican, muchos de ellos considerados los mejores de todos los tiempos.

Shula siempre le sacó lo mejor a sus jugadores, ya fueran suplentes, titulares o superestrellas, siempre los hizo jugar más allá de sus capacidades, lo cual considero es la característica principal de un head coach.

Las entrevistas con Shula dejan clara muestra de lo que el fútbol americano representaba para él, cómo lo veía, cómo lo entrenaba y cómo lo vivía. Todos los que platican con él acerca de este deporte pueden atestiguar que este hombre hacía las cosas de la forma más simple posible, sin sistemas complejos y una comunicación rápida y precisa.

Shula, a diferencia de Lombardi, sí les permitía a sus jugadores pensar sobre la marcha, les hacía entender este deporte, no sólo ejecutar y seguir órdenes.

Otra característica que hizo grande a Shula fue su capacidad para adaptarse. Walsh y Lombardi tenían un sistema y no se salían de su script. El sistema de Walsh era tan cerrado que previo a un partido ya tenía sus primeras 25 jugadas determinadas, sin importar la posición de campo, el marcador o las condiciones climatológicas. Y Lombardi fundamentó su éxito en la famosa “sweep” (barrida o resbalada).

Aquí se tiene que valorar el legado en su equipo y su representatividad en la liga. La influencia de Shula fue tan grande en ambas partes que no se puede ni comparar con los demás.

Entre todos los exjugadores de los Dolphins entre 1970 y 1995, así como los de los Colts previamente, no hay una sola palabra negativa para definir a Shula. Quizá lo único en su contra es el exceso de disciplina y de nivel de exigencia, lo cual no es malo.

Larry Csonka definió a Shula: “Cuando llegó Shula a Miami, lo primero que pensé es este hombre está poseído”. Y luego comentó que cuando perdieron el Super Bowl VI, instantes después Shula les dijo: “Vamos a regresar, y lo vamos hacer a lo grande”. Csonka recuerda que varias veces durante el campamento de entrenamiento rumbo a la temporada 1972, Shula entre los mensajes que les daba, repetía “perfección” y “perfecto” una y otra vez.

Les dejo la lista del panel de expertos y analistas de ESPN que participaron en la votación “Greatest Coaches in NFL History” (Grandes entrenadores en la historia de la NFL): Chris Berman, Jeffri Chadiha, John Clayton, Colin Cowherd, Mike Ditka, Gregg Easterbrook, Herm Edwards, David Fleming, Ashley Fox, Greg Garber, Mike Golic, Suzy Kolber, Eric Mangini, Chris Mortensen, Sal Paolantonio, Bill Polian, Rick Reilly, Mike Sando, Adam Schefter, Ed Werder, Seth Wickersham y Trey Wingo.