On Now
Coming Up

Espanol

Print
RSS

El Viaje A La Casa De Un Enemigo Íntimo

Posted Nov 13, 2012

Los Dolphins no tienen tiempo de pensar en derrotas pasadas, es tiempo de ir a Buffalo.


La temporada 2012 de los Miami Dolphins se ha definido por tener un equipo aguerrido, joven y con mucho talento, el cual está en desarrollo y en el inicio de un ciclo. En términos generales, y a pesar de cuatro derrotas en la campaña, las cosas iban por buen camino hasta el domingo pasado.

Todos los equipos tienen días en que nada de lo que intentan funciona, por el contrario, todo resulta negativo en una especie de cascada o de arenas movedizas donde se da una cosa mala tras otra. Y esto le ocurrió a Miami ante los Tennessee Titans.

Pero para el Head Coach Joe Philbin, el staff y sus muchachos no hay tiempo para quedarse pensando en la paliza que les dieron los Titans ya que este jueves tendrán un duelo ante los Buffalo Bills.

Este partido es muy importante por varias razones. Primero, porque es un rival divisional y aumenta la relevancia al ser de visitante. Segundo, porque tan sólo hubo tres días para prepararse y uno de esos días representa el viaje a Buffalo. Y finalmente, porque es vital salir de la mala racha de dos derrotas y recuperarse de ese 37-3 en Sun Life Stadium que todavía me es tan difícil de asimilar y de creer.

Los grandes retos presentan grandes oportunidades y no cabe duda que los Bills representan en este momento el gran reto de la campaña para estos Dolphins.

Fuera de temporada, Buffalo se dedicó a la adquisición de jugadores de renombre como las alas defensivas Mario Williams y Mark Anderson. Pero a pesar de ello, no han podido integrar una defensiva respetable. Peor aún, cuando hablamos de detener el ataque terrestre. Son la peor en yardas permitidas (1,473, con promedio de 163.7 por partido) y también tienen la peor en promedio por acarreo (5.5).

Aquí es donde se presenta una brillante oportunidad para Miami de poder establecer la corrida otra vez y retomar el camino. Hay que recordar que Bush y la línea ofensiva de los Dolphins hicieron pedazos a esta defensiva el año pasado en Ralph Wilson Stadium, cuando Bush acumuló 203 yardas. Y este año, los Dolphins además cuentan con la fuerza de un totalmente sano Daniel Thomas y la juventud del novato Lamar Miller.

Tampoco por aire está muy bien. Los Bills tienen la defensiva 21 contra el pase (246.3 yardas por partido), han logrado sólo seis intercepciones y han permitido 18 touchdowns. Por lo tanto, es básico que Ryan Tannehill recupere la confianza después de su segundo partido con tres intercepciones en el año, y al mismo tiempo va siendo el momento de producir más pases de anotación.

En total, Buffalo tiene la segunda peor defensiva de la liga (410.0 yardas por juego) y la peor en puntos admitidos (31.7). Pero cuando los Bills tengan el balón es donde estará el problema. En cinco de sus nueve partidos, sin importar si fueron triunfo o derrota, han anotado más de 28 puntos, y en dos de los cuatro restantes lograron 24 y 19 pero salieron victoriosos.

El quarterback Ryan Fitzpatrick es el líder de la ofensiva 14 de la NFL (358.7 yardas por partido) y en puntos anotados (23.4) están justo a la mitad en el sitio 16. Y la mayor fortaleza del ataque de los Bills es su juego por tierra, a pesar de que no contarán con su corredor titular Fred Jackson por la conmoción que sufrió ante New England, siendo la sexta mejor en yardas por juego (143.1) y segunda mejor en yardas por intento de corrida (5.3).

C.J. Spiller es un corredor de mucho respeto porque tiene una habilidad especial para hacer jugadas grandes, realmente grandes, ya que promedia 7.2 yardas por acarreo.

Buffalo estuvo muy cerca de dar la campanada a los Patriots en Foxborough el domingo y será como un partido de playoffs para ellos, ya que una derrota prácticamente los dejaría fuera de cualquier posibilidad. Los Bills tienen marca de 3-6, llegan con tres derrotas consecutivas y en cinco de sus últimos seis partidos. Por si fuera poco, esta franquicia no ha calificado a la postemporada desde 1999, dicho de otra forma son 12 años sin figurar entre los seis mejores de la Conferencia Americana.

Éste será el partido 97 entre estas dos franquicias, el cual será transmitido por NFL Network y representa el único del 2012 que tendrá Miami en horario estelar ante una audiencia nacional, y se puede decir internacional ya que el canal de la liga llega a México y a Canadá al igual que a otros países.

En tiempos recientes, Miami ha sacado lo mejor de esta serie con seis triunfos en los últimos ocho enfrentamientos, incluyendo barridas en 2008 y en 2011 y victorias en tres de los últimos cuatro partidos como visitante, dos en Ralph Wilson Stadium y otro en el Rogers Centre de Toronto, Canadá en 2008.

El mensaje de Philbin fue claro el domingo vs. Tennessee, especialmente en los casos de Reggie Bush y de Richie Incognito. No se van a permitir errores de ejecución y de concentración porque es el momento de empujar fuerte y empezar a producir resultados positivos el resto de la temporada.

Así que todo está listo para que los Dolphins (4-5) den un paso importante para encontrar su identidad esta campaña y vuelvan a colocarse con marca de .500.