On Now
Coming Up

Espanol

Print
RSS

Familiares Jóvenes de Militares Atacan a la Bahía

Posted Nov 6, 2012

Un grupo de estudiantes, cuyos padres estan estacionados fuera del país mientras sirven en las fuerzas armadas de los EE.UU., fueron invitados a una tarde de diversión en el mar.


Cuando uno era joven, a veces se ilusionaba con tener un oficio de caché.

Como doctor o abogado.

A veces el oficio era uno peligroso.

Como policía o bombero.

Y a veces era una combinación de caché y exótico.

Como astronauta, atleta profesional, o pirata.

¿Pirata?

Ser pirata no es un oficio, pero algunos jovencitos sueñan con ser piratas, hasta que se dan cuenta que es solo una fantasía. Sin embargo, para un grupo de estudiantes de la escuela Air Base Elementary del condado Miami-Dade, esta tarde su sueño se convirtió en realidad.

Argh!

Naturalmente, la escuela ubicada en Homestead, FL; cerca de la base de Reservas de la Fuerza Aérea, tiene una población de estudiantes cuyos padres o familiares cercanos, forman parte de las fuerzas armadas. Para muchos, nunca tienen la oportunidad de establecer amistades duraderas, ya que se tienen que trasladar de ciudad a ciudad, base a base, debido a sus obligaciones.

Los Miami Dolphins, aprovechando que se acerca el Día de los Veteranos, junto con la colaboración del NFL, que está realizando su campaña para saludar a los veteranos durante el mes de noviembre, invitaron a un grupo de la escuela para “piratear” en Ft. Lauderdale.

Cinco jugadores; T.D., la mascota; Diane Philbin,  la esposa del Head Coach, Joe Philbin; las Cheerleaders y otras miembros de la Organización de Mujeres de los Miami Dolphins, embarcaron al buque de piratas llamado Bluefoot, pero no se embarcaron, ya que pasaron una linda tarde con los jovencitos abordo.

El Bluefoot es un barco certificado por el Guarda Costa, y está armado con 12 cañones. Pero no se preocupen, los cañones no disparan fusiles. Son cañones de agua, para que los niños se diviertan mojándose bajo el sol.

“Creo, que nunca había estado en un barco de piratas”, dijo el punter Brandon Fields. “Sin embargo, sabiendo que aquellos hombres y aquellas mujeres que sacrifican tanto por este país, que son padres, y poder compartir un rato, disfrutando y haciendo tonterías en un barco de piratas, es maravilloso”.

Las sonrisas en los rostros de los muchachitos y muchachitos, algunos cuyos padres están estacionados fuera del país, actualmente, no tiene precio. Al llegar cada niño recibió un chaleco y pañuelo de pirata, una espada plástica, un parche ocular, más tatuajes temporarios.

“Ahoy”!

El capitán del barco, Capt. Kyle, los saludo uno a uno, mientras abordaban su buque, con un idioma que solo entendían los niños y otros piratas. Se reían a carcajadas luego de cada, “Argh”! y “Shiver me timbers”!

El director de la escuela, Raúl Calzadilla, Jr. estuvo presente y sabe cuan difícil es para estos jóvenes, cambiar de hogar cada rato.

“Cuando le preguntas a los niños de nuestra escuela, a donde han estudiado, en muchas ocasiones te responden que han estudiado en cuatro o cinco escuelas distintas, antes de terminar el quinto grado”, declaró Calzadilla, Jr. “Trabajan duro y sacrifican mucho para el bienestar del país, por eso me gusta darle esta oportunidad, por que realmente, lo necesitan”.

Para Diane Philbin, este evento le tocó directamente al corazón - su hijo estaba estacionado en Afganistán.

“Nuestro hijo acaba de regresar después de una asignación de un año, y como una madre, se lo que están experimentando estas familias, y no me puedo imaginar cuan difícil es ser un padre estacionado al extranjero, sin ver a tus hijos por un año completo”, comentó la esposa de Joe Philbin.

“Poder darle una tarde entretenida, donde pueden sonreír, ser felices, y olvidar por un rato que extrañan a sus padres mientras juegan en el agua, es un momento especial para todos nosotros”.