Coming Up

Espanol

Print
RSS

Fuego Competitivo Viene de Mamá Harbaugh

Posted Feb 1, 2013

El Har-bowl, Har-browl o el Bro Bowl, son los apodos que la gente le ha puesto al Super Bowl XLVII entre los Baltimore Ravens y los San Francisco 49’ers. Dos equipos de football parecidos, liderados por dos hermanos con personalidades distintas.


NEW ORLEANS, LA – John, vestido de traje gris oscuro con corbata se sentó al lado izquierdo del escenario, mientras que Jim, su hermano menor por precisamente quince meses se sentó al lado derecho, vestido en su uniforme de entrenador – pantalones caqui, sweater negro y gorra negra con el logotipo de los 49’ers.

Ambos hermanos estaban sentados detrás de una mesita con el trofeo Vince Lombardi en el centro y los cascos de sus respectivos equipos encarados delante, y sus padres sentados en la primera fila.

Esta mañana fue el mejor ejemplo de esta ironía entre la primera pareja de hermanos que chocarán en el evento deportivo más grande de los Estados Unidos.

A John, no le molesta platicar con la prensa, mientras que a Jim hay que prácticamente sacarle las respuestas forzadas ya que prefiere hablar de football con sus coaches y jugadores y no tanto con los medios.

Los dos nacieron en el día 23 del mes, John en septiembre y Jim en diciembre, sin embargo los dos tomaron distintas rutas para llegar a su primer Super Bowl.

Aunque John nació primero, Jim siempre fue el más grande y fuerte de los dos.

Hijos de un coach de football, no había duda que los hermanos Harbaugh estaban destinados a jugar o ser coaches en el deporte que aprendieron a querer por su papá, Jack.

“Jim es el mejor coach en la familia Harbaugh”, dijo John.

A lo que respondió Jim, “el mejor coach en la familia Harbaugh es Jack”.

Con toda la atención familiar enfocada en los hermanos y el padre que los crio para este momento, una de las mejores preguntas fue: ¿que aprendieron de su mamá, Jackie, que los ha ayudado en su carrera como coaches?

“No hay nadie en nuestra familia que sea más competitiva que nuestra madre”, dijo Jim. “Pero lo más importante que aprendí de ella es que siempre a creído en nosotros. En mí, en John y Joani (su hermana). Siempre tuvo confianza en mí”.

Esa confianza le hará falta este domingo cuando los dos hermanos salgan con sus equipos al terreno, donde solo uno podrá celebrar su primer campeonato mientras que el otro sufre la agonía de la derrota.

Si hay alguna preocupación de los aficionados de ambos equipos sobre esta dinámica entre dos hermanos que platican casi todos los días, excepto a estas pasadas dos semanas desde que clasificaron al Super Bowl, no tienen nada por angustiarse.

“95% de nuestras conversaciones son sobre la familia y la vida en general”, respondió John. “Nada que se aplica al juego. Jim está correcto en lo que dijo que este partido se decidirá por los hombres sobre el terreno, con sangre, sudor y polvo en sus rostros. Nada que hemos hablado en los últimos años determinará el resultado”.

Por lo menos algo si sabemos. Un Harbaugh será campeón al concluir el Super Bowl XLVII.

DOLPHINS ON FACEBOOK

Contests-Videos-Exclusive Access