On Now
Coming Up

Espanol

Print
RSS

Miami se Parece en Estructura a Baltimore

Posted Feb 12, 2013

La experiencia es algo que falta a los Dolphins y receptores que hagan jugadas grandes.


Los Baltimore Ravens son los campeones de la NFL. Lo dejaron claro durante su racha de playoffs y en especial en el Super Bowl. Tienen una base sólida de jugadores, una directiva que ha sabido surtir de talento habitualmente y principalmente consistencia en la posición de entrenador en jefe. Culminaron la semana pasada un proceso de cinco años con un Trofeo Vince Lombardi, el segundo en su existencia.

Los Miami Dolphins no son muy distintos de los Ravens. La gran diferencia es la experiencia y el momento en el que se encuentran del proceso. Miami está dando sus primeros pasos, Baltimore llegó a la cima.

Comencemos el análisis comparativo de cómo están construidos los Ravens y cómo se están construyendo los Dolphins.

Más allá del talento que han demostrado durante muchos años Ray Lewis, Ed Reed y Terrell Suggs, y principalmente su liderazgo, la defensiva en conjunto es muy sólida. Si bien no tuvieron los grandes números de otros años durante la campaña 2012 debido a lesiones, cuando importaba, en los playoffs, hicieron su trabajo como en sus mejores épocas.

¿Qué tenemos en Miami? Karlos Dansby es el líder de la defensiva, parece que ya encontramos nuestro Ed Reed en Reshad Jones y Cameron Wake está en mucho mejor momento que Suggs. En cuanto al conjunto, la diferencia más notable es la experiencia. Los Dolphins tienen muchos jóvenes mientras que los Ravens son muy veteranos. En general, el campeón sabe recuperar balones mientras que Miami necesita aprender a hacerlo. Pero línea por línea, en calificación de talento, no hay una gran diferencia. Claro, no estoy comparando a Lewis y a Reed en sus mejores años, sino en el momento que están actualmente. Y ya vimos que con eso les fue suficiente para ser campeones del Super Bowl.

La línea ofensiva de Baltimore es otro factor clave del éxito de este conjunto. El centro Matt Birk es un veterano que ha visto de todo en su carrera en la NFL y está rodeado de gran talento como Michael Oher, Marshal Yanda, Bryant McKinnie y Kelechi Osemele. Todos son enormes y muy difíciles de superar por velocidad. Aquí también hay mucha veteranía.

En Miami, el centro es Mike Pouncey, un joven que estará en su tercera temporada y quien no le pide nada a nadie, ni a Birk, ni a su hermano Maurkice. Es un All-Pro listo para mostrarse. El tackle Jonathan Martin estará en su segundo año y dependiendo lo que ocurra con el contrato de Jake Long, probablemente los Dolphins tengan el mejor par de tackles ofensivos en la liga. Los guardias tienen un gran veterano capaz y que todavía hace muy bien su trabajo en Richie Incognito y del otro lado a un joven como John Jerry, quien está encontrando su punto de madurez profesional. La clave aquí son horas de vuelo (como se dice en aviación). La mayoría de los integrantes de la línea de Miami son muy jóvenes, pero con todo ese talento, hay un potencial impresionante en este sector. Quizá falte un poco de profundidad que puede llegar vía draft.

Gracias a esa potente línea ofensiva, Baltimore cuenta con un ataque terrestre muy sólido. Ray Rice se ha convertido en uno de los mejores de la liga, con el estilo de Maurice Jones-Drew, fuerte, compacto, muy versátil, quien puede llevar el balón por el centro, por fuera o atrapar pases. Y tiene el cambio de velocidad en Bernard Pierce, un novato muy veloz que es mucho más productivo cuando la defensiva rival está cansada. El fullback Vontae Leach es de los mejores en la liga.

Los Dolphins no cuentan con un “caballito de batalla” como Rice, pero tienen a Daniel Thomas, quien es capaz de ganar las yardas difíciles por el centro del campo, no es tan poderoso, pero tiene una fuerza explosiva y un potencial impresionantes. Y la velocidad está en el corredor de segundo año Lamar Miller, quien parece tener el físico y algunos movimientos de Reggie Bush. Así que si Miami no puede retener a Bush, puede contar con lo más parecido en Miller. Y el fullback Jorvorskie Lane estará también en su segundo año, pero va en camino a convertirse en el mejor en su posición rápidamente.

Así llegamos al quarterback. Joe Flacco es el mejor de la liga respondiendo en juegos importantes, en playoffs y vimos que también en el Super Bowl. No es el más popular, tampoco es muy apreciado por la crítica especializada o por los mismos aficionados, no es extrovertido, pero tiene el liderazgo suficiente y una personalidad reservada, junto con el brazo potente para realizar cualquier pase en el campo de juego.

Ryan Tannehill no es muy diferente. Su personalidad es la de un joven sereno, tranquilo, tiene el físico para enviar el balón a donde quiera y su ventaja es que también puede correr muy bien, su liderazgo lo demuestra con el ejemplo y no con palabras. Fue opacado en su temporada de novato por Robert Griffin III y Russell Wilson, quienes generaron mucho ruido mediático, pero fue igual de eficiente. La mayoría de las intercepciones de Tannehill fueron en el arranque de la temporada y cerró en gran forma. No podemos imaginar lo que podrá lograr en su segundo año con un par de armas letales a la ofensiva.

En equipos especiales también brillan los Ravens, pero creo que mucho más los Dolphins. Justin Tucker tuvo una gran campaña de novato pero Dan Carpenter está más acoplado y listo para los grandes momentos que le vienen a su equipo. Simplemente Miami tiene el mejor pateador de despeje de la liga en Brandon Fields y el novato Marcus Thigpen nos dio chispazos de grandeza, aunque devolviendo patadas de kickoff o de despeje compite contra Jacoby Jones, quien ha demostrado ser muy peligroso a lo largo de su carrera.

Y la posición de entrenador en jefe es una de mucho respeto en ambos casos. Hablar de John Harbaugh es muy fácil, y todas las características son las mismas que las de Joe Philbin. En ambos casos llegan sin experiencia de entrenador en jefe, los dos fueron coordinadores o asistentes en sistemas muy productivos, son personas de mucha educación, saben respetar y se hacen respetar, sus jugadores les responden y les ofrecen su máximo esfuerzo, tienen todos los conocimientos sobre este deporte. Disciplina, organización y orden son los atributos que mejor los representan.

Los Ravens son el producto de años y años de arduo trabajo de su gerente general Ozzie Newsome, los Dolphins están en el proceso de ese trabajo fuerte por parte de Jeff Ireland y su equipo de trabajo. Pronto veremos los resultados del Plan Ireland.

La única gran diferencia en este momento se ubica en los receptores abiertos, donde los Ravens tienen a uno de los mejores en la liga en Anquan Boldin, a uno de los más veloces en Torrey Smith y a uno que es igual de explosivo en Jacoby Jones, y por si fuera poco cuentan con dos alas cerradas muy productivas como Dennis Pitta y Ed Dickson.

Los Dolphins sólo tienen a dos jugadores probados en Brian Hartline y en Davone Bess, pero ninguno de ellos es capaz de cargar con el peso del juego aéreo por su propia cuenta. Necesitan ese receptor abierto número uno. El ala cerrada Anthony Fasano es un veterano con buenas manos y necesita de un joven a su lado para darle mayor velocidad a la posición.

Dolfans: tengan paciencia, pronto comenzaremos a ver cómo surgen los líderes en este grupo de jóvenes y los resultados empezarán a darse más pronto de lo que podemos imaginarnos.

Miami está en el proceso de construcción y ya sólo faltan algunos detalles. La agencia libre tiene dos que tres promesas que pueden aportar mucho y el Draft que viene con cinco selecciones en las tres primeras rondas y nueve en total ofrecerán ese impulso de talento que había estado faltando.

DOLPHINS ON FACEBOOK

Contests-Videos-Exclusive Access