On Now
Coming Up

Espanol

Print
RSS

Nada Qué Perder Contra Patriots

Posted Dec 1, 2012

Más que una hazaña, sería el principio de una nueva etapa para los Dolphins.


Pocos creen que los Dolphins podrán derrotar a New England esta semana. Los expertos dicen que los Patriots no sólo saldrán victoriosos de Sun Life Stadium el domingo, sino que lo harán de forma convincente.

Las tendencias y los números recientes pueden indicarlo de esta forma. New England tiene marca de 8-3, está consolidado como el líder de la División Este con tres juegos de ventaja sobre el segundo que es Miami (5-6) y es de los mejores equipos en la Conferencia Americana. Ha ganado sus últimos cinco partidos. También ha anotado 45 puntos o más en tres de los últimos cuatro y la cantidad más baja que registró este año fue 18 cuando cayeron ante Arizona en la Semana 2.

Los “Pats” siguen contando con la dupla de Bill Belichick y de Tom Brady, la mancuerna de entrenador en jefe/quarterback con más triunfos en la historia de la NFL. Brady está teniendo otra temporada impresionante. A pesar de no tener a uno de sus dos mejores receptores, el ala cerrada Rob Gronkowski por una lesión, sigue generando yardas en cantidades exorbitantes en el juego aéreo con Wes Welker, Aaron Hernandez y Julian Edelman.

No por nada tienen la ofensiva número uno de la liga (435.8 yardas por partido) y es el equipo que más puntos ha anotado (37.0), y por una diferencia de 7.3 puntos por partido sobre su más cercano perseguidor (Houston).

En sus ocho triunfos han registrado 29 puntos o más. Le anotaron 34 puntos a Tennessee, 52 y 37 en los dos encuentros a Buffalo, 31 a Denver, 45 a San Luis, 59 a Indianapolis y 29 y 49 a los Jets, y en una de sus tres derrotas tuvieron 30 puntos contra Baltimore.

El jueves de Día de Acción de Gracias vimos una explosión de puntos de New England en el segundo cuarto sobre los New York Jets. Vimos a una defensiva hambrienta para recuperar balones, a unos equipos especiales que generaron puntos en cobertura de patada de kickoff. Sin duda, fue una actuación redonda.

A pesar de que su defensiva es la 27 de la liga en yardas permitidas por encuentro (390.2) y 13 en puntos admitidos por juego (22.0), han recuperado el balón 32 ocasiones (18 fumbles y 14 intercepciones).

No cabe duda que es un equipo bien entrenado, con mucha disciplina. No por nada es el campeón defensor de la AFC y ha llegado a cinco Super Bowls en los últimos 10 años.

Pero dos de sus derrotas han sido ante equipos muy semejantes a los Dolphins. Franquicias con mucho joven como Arizona y Seattle, defensivas que ponen mucha presión, pasadores jóvenes o novatos y un buen partido de la línea ofensiva produciendo en el juego por tierra.

¿Son invencibles los Patriots? Por supuesto que no. ¿Pueden derrotarlos los Dolphins? Por supuesto que sí. Además que el fútbol americano es un deporte en el que se gana con el corazón, y vaya que estos Dolphins en su versión 2012 tienen un gran corazón.

Matemáticamente las directrices son claras: la defensiva de Miami tiene que permitir a los Patriots 10 puntos menos de su promedio, 27 o menos, y anotarle 10 más de lo que admite su defensiva, 32 o más.

¿Cómo lograr esta combinación? Nadie dijo que era fácil.

El plan de juego defensivo es presionar a Brady con los cuatro frontales. Queremos ver un gran juego de Cameron Wake, de Olivier Vernon y de Koa Misi, y obviamente por el interior los tackles Paul Soliai y Randy Starks, dejando a siete atrás cubriendo pases. Las dos derrotas de New England en Super Bowls y en los partidos que ha caído recientemente, la clave fue que su línea ofensiva tuvo un mal día. Miami necesita mejorar considerablemente su estadísticas de balones recuperados, tan sólo tiene 11 en la campaña (8 intercepciones y 3 fumbles).

Al ataque, se trata de acortar el juego con series ofensivas largas que consuman el reloj y por supuesto no entregar el balón. Quizá éste es el factor más difícil, porque Ryan Tannehill todavía no ha encontrado la forma de evitar ser interceptado y en ocasiones el juego por tierra ha perjudicado con algunos fumbles por parte de Reggie Bush y de Daniel Thomas.

Todo esto se resume a disciplina, concentración y buena ejecución.

Y obviamente se necesita concretar en la zona roja. Los Dolphins han anotado 30 puntos o más sólo en dos ocasiones en la campaña y normalmente sus partidos han rondado los 24 o 23 puntos, tanto anotados como recibidos.

Históricamente no le va muy bien que digamos a Belichick contra los Dolphins, tiene marca de 15-11, y desde que llegó a New England en la temporada 2000, los Patriots están con registro de 6-6 en Sun Life Stadium. Belichick siempre dice que jugar contra Miami es muy complicado, que tiene jugadores muy disciplinados y con talento. Y todavía no ha logrado una victoria cuando juega en el Sur de Florida durante el mes de diciembre: en 2004, perdió 29-28; en 2006, fue blanqueado 21-0; y en 2009, le sacaron el encuentro viniendo de atrás 22-21.

Algo me dice que éste puede ser el encuentro que marque el despegue para Joe Philbin como entrenador en jefe y para Tannehill como quarterback de los Dolphins. Miami todavía tiene posibilidades de calificar a playoffs, pero más que esa meta a corto plazo, el potencial triunfo de este domingo servirá de cimentación para cosas mejores en el futuro.