On Now
Coming Up

Espanol

Print
RSS

Tannehill Elevó Su Nivel Cuando Más Se Necesitó

Posted Nov 26, 2012

Fue un momento crucial para el equipo, un momento crucial para su quarterback. Y tantas cosas buenas ocurrieron en el cuarto período.


Éste fue su momento, su tiempo.

Un regreso en el cuarto cuarto. El primero en la carrera de Ryan Tannehill. Esperó 11 partidos para esto. Hemos esperado 11 partidos para esto. Esto es lo que separa a los quarterbacks, la habilidad de hacer una diferencia al final de un partido cerrado.

Y qué clase de diferencia hizo.

Lanzando. Corriendo. Liderando la ofensiva por el campo con calma, consistencia y confianza. Un pase importante a Davone Bess. Una bella escapada en una jugada rota por el centro del campo. Otro pase importante a Bess. Un pase rápido a Charles Clay. Lució con tanto control.

Y cuando el gol de campo de 43 yardas de Dan Carpenter partió los postes mientras expiraba el reloj, los Dolphins obtuvieron una victoria importante, quizá la más importante porque representó un paso enorme para su preciado quarterback novato.

Tannehill tundra varios momentos memorables durante su carrera. Hay pocas dudas al respecto. Pero lo que hizo contra los Seahawks, sacudiéndose una intercepción y obteniendo un indulto tras otro, es algo que no olvidará pronto.

Los Dolphins estaban tambaleándose después de tres derrotas consecutivas. Desesperadamente necesitaban que algo bueno ocurriera. Éste había sido un partido de volteretas y cuando los Seahawks tomaron una ventaja 21-14 en una devolución de kickoff de 98 yardas a mitad del cuarto periodo, las cosas parecían sombrías.

Tiempo de Tannehill.

Primero, lideró a los Dolphins en una serie impresionante de 80 yardas para empatar el partido, conectando con Clay para un touchdown de 29 yardas justo con más de cinco minutos por jugarse. Luego, después de que la defensiva hizo su trabajo, Tannehill terminó su trabajo.

La serie comenzó en su propia yarda 10. Había 1:32 por jugarse en el partido. Y luego una jugada tras otra, un pase firme tras otro, una decisión inteligente. Tannehill hizo todo lo correcto, lució tan calmado, con tanto aplomo. Y cuando la patada de Carpenter terminó todo, Tannehill alzó su puño en el aire y trotó para salir del campo. Un partido. Un mensaje enorme.

Un momento crucial para el equipo, un momento crucial para su quarterback.

Todavía hay mucho que tiene que lograr Tannehill, todavía mucho para demostrar. Todavía lanza pases que nunca debió lanzar. Todavía hay momentos cuando se ve confundido, momentos cuando puedes decir que hay varios obstáculos por librar y tantas lecciones por aprender.

De verdad, realmente no sabremos acerca de la extensión de su potencial hasta que sean agregadas más piezas importantes a esta ofensiva. Pero eso es para otra temporada, otro tiempo.

Lo que es importante ahora, lo que realmente es importante, es que Tannehill siga demostrando que él es el jugador correcto para este trabajo y que los Dolphins finalmente tienen la respuesta en la posición más importante.

La actuación del domingo contra Seattle fue un gran avance para demostrar que la tienen. Las estadísticas son una cosa, pero los regresos en el cuarto periodo son la vara de medición. Pregúntenle a Dan Marino de que está más orgulloso y siempre señalará esos regresos en el cuarto cuarto.

Tannehill ha lanzado ahora para más yardas por pase como un novato de lo que hizo Marino. Un bello logro. Pero eso es realmente vestir una ventana. Este juego se trata de hacer la diferencia y en un domingo azul en Sun Life Stadium, no hubo un jugador que hiciera la diferencia más grande que Tannehill.

“Demostró que puede hacerlo una vez”, dijo el entrenador Joe Philbin acerca de Tannehill. “Ahora, él puede salir y seguir construyendo a partir de esto”.

Debido a los actos heroicos al final del partido de Tannehill, debido a que la defensiva hizo justamente suficiente jugadas y debido a que Carpenter respondió cuando importaba más, los Dolphins pueden apuntar ahora a New England con un récord respetable de 5-6 y esas tres derrotas consecutivas están en el espejo retrovisor.

Es demasiado temprano para preguntarnos qué significa la victoria del domingo en el gran esquema de las cosas. Gánale a New England, encuéntrate con marca de 6-6, y entonces esos cuatro juegos finales súbitamente tienen significado agregado.

Justo ahora, es simplemente un alivio. Los Dolphins vencieron un equipo de fútbol americano de calidad como es Seattle y lo hicieron con su quarterback novato jugando en su mejor nivel al final del partido.

“Un gran sentimiento”, comentó Tannehill al concluir el partido. “Todos hicieron su trabajo”.

Pero fue el momento de Tannehill. Tan sólo podemos esperar que fuera el primero de varios.