Coming Up

Espanol

Print
RSS

Un Día Memorable para los Miami Dolphins

Posted Apr 13, 2014

Hace 44 años que un canje trajo al entrenador más ganador en la historia de la NFL a los Dolphins.


Cuando fans de los Dolphins reflexionan acerca de los mejores canjes en la historia del equipo, la adquisición de Paul Warfield previo al comienzo de la temporada de 1970 pudiera ser la primera en su lista. Otros de los mejores, involucrando a nombres como Nick Bouniconti, Larry Little e Irving Fryar, también se encuentran clasificados altamente en la historia de los Dolphins.

Pero el mejor canje que el equipo realizó en toda su historia no involucró a un jugador que vistió el uniforme. El mejor canje trajo a Miami, a la persona que resultaría siendo el entrenador más ganador en la historia de la NFL – Don Shula.

En el día 13 de abril, de 1970, el Comisionado de la NFL, Pete Rozelle, le otorgó la selección de la primera ronda de 1971 de los Dolphins a los Baltimore Colts como recompensación por la contratación de Shula por el dueño de los Dolphins Joe Robbie, realizada dos meses anteriormente. Los Dolphins han disfrutado de bastante éxito con sus selecciones de la primera ronda a través de los anos, escogiendo a jugadores como Dan Marino, Bob Griese, y Larry Csonka, entre otros, con su selección No. 1, sin embargo, la contratación de Shula en cambio por una selección de la primera ronda, básicamente se puede considerar como un robo.

Durante los siguientes 26 años, Shula no hizo más que ganar dos Super Bowls, armar al único equipo invicto en la historia, y sufrió apenas dos temporadas perdedoras, mientras que estableció un record que eventualmente totalizó más victorias que cualquier otro entrenador en la historia de la NFL. De hecho, el éxito de Shula en Miami transcendió al football profesional; su porcentaje de victorias en la temporada regular de .658 (257-133-2) durante esos 26 años fue la mejor en todos los deportes profesionales durante ese plazo.

Pero nada de eso hubiera ocurrido si Robbie no se hubiese arriesgado en su seguimiento por Shula. No obstante, mientras que ese intento eventualmente resultó en traer a Shula a Miami, fue a un costo.

Robbie no estaba feliz tras la temporada de 1969, cuando los Dolphins terminaron con marca de 3-10-1 bajo el entrenador en jefe, George Wilson, quien había sido contratado por Robbie antes de la temporada inaugural del equipo de 1966. Wilson disfrutó de éxito como el entrenador en jefe de los Detroit Lions antes de ser contratado por Robbie, sin embargo, él no pudo duplicar ese éxito en Miami, y por lo tanto, el dueño de los Dolphins decidió realizar un cambio entrando a la campaña de 1970.

¿Pero a quien contrataría?

Una cosa acerca de Joe Robbie – él nunca le huyó a un reto y estaba dispuesto a asumir riesgos si él creía que el resultado valía la pena. Fue esa determinación que lo guio a construir su propio estadio, más de una década después, superando obstáculos que pudiera haber detenido a una persona menos capaz. Él implementó esa misma actitud a su búsqueda por un nuevo entrenador.

Robbie habló con el respetado columnista del Miami Herald, Edwin Pope, quien le sugirió considerar a Shula, quien había completado su séptima temporada como el entrenador en jefe de los Baltimore Colts. Durante ese periodo, Shula fijó una excelente marca de 73-26-4 con los Colts, incluyendo una actuación en Super Bowl III donde fueron derrotados por Joe Namath y los New York Jets. Shula era una de las estrellas ascendientes en la NFL, y Robbie opinaba que él sería el entrenador perfecto para reemplazar a Wilson. No obstante, él no estaba seguro de cómo hacerlo. Cualquier contacto directo con Shula sería considerado interferencia, por lo tanto, Robbie procedió en una dirección diferente.

En algo incomprensible hoy en día, Robbie regresó al Miami Herald para buscar ayuda, y reclutar la asistencia del periodista asignado a cubrir a los Dolphins diariamente, Bill Braucher. Como Shula, Braucher había asistido a la Universidad John Carroll en Cleveland y ellos se conocían por medio del hermano menor de Braucher, John. Por lo tanto, fue Braucher quien contactó a Shula inicialmente, para dejarle saber del interés de Robbie. Tras abrir la puerta, Braucher se hizo a un lado y dejó que Robbie y Shula finalizaran las negociaciones que culminaron con el anuncio de la contratación de Shula el día 18 de febrero.

“Este es un día de letras rojas (memorable) para los Miami Dolphins”, dijo Robbie en hacer el anuncio ese día, emocionado que había cazado el pez grande que buscaba.

Semejantemente, Shula se sentía entusiasmado acerca de sus nuevos alrededores. “Estoy convencido que Miami quiere hacer todo lo posible para ser un ganador”, dijo él en la conferencia de prensa, sin saber cuan proféticas serían sus palabras.

Hubo un solo problema – nadie le aviso al dueño de los Colts, Carroll Rosenbloom que estaba a punto de perder a su entrenador en jefe, y él no estuvo muy contento al respecto. Rosenbloom se le quejó a Rozelle que los Dolphins habían interferido con Shula, y en el día 13 de abril, Rozelle publicó una declaración respaldando a Rosenbloom, concluyendo que los Dolphins habían violado las reglas de la liga acerca de interferencia en tres formas:

“Primero, al permitir que un tercera persona – que no era un empleado de un equipo de la NFL – con su pleno conocimiento iniciara contacto con Shula.

“Segundo, al comenzar lo que constituyó negociaciones iniciales directas sin haber contactado a los Colts al confirmarle a Shula su interés de contratarlo.

“Tercero, al fallar en establecer contacto directo con los propietarios de los Colts hasta el 18 de febrero, el día que la contratación de Shula fue anunciada”.

Rozelle aclaró que Shula no tuvo nada que ver con estas infracciones – fue el equipo que estuvo culpable. A resultado, el comisionado anunció que los Dolphins tendrían que entregarle a los Colts, su selección de la primera ronda del draft de 1971, en efecto negociando esa selección del draft a Baltimore por el derecho a contratar a Shula como su entrenador en jefe.

Shula, inmediatamente le dio la vuelta a las fortunas de los Dolphins, liderando a Miami a una marca de 10-4 en 1970 y su primera presentación en los playoffs de la NFL. No obstante, el acto final del drama no se realizaría hasta unos meses después, durante el draft de 1971. Los Colts utilizaron la selección de la primera ronda que recibieron un año anteriormente para elegir al running back Don McCauley proveniente de North Carolina con la selección No. 22 global.

McCauley procedió a disfrutar de una carrera productiva de 11 temporadas con los Colts, acumulando un total de 2,627 yardas corriendo y sumando unas 333 recepciones adicionales saliendo del backfield.

¿Y que recibió Miami entorno? Simplemente el mejor entrenador que patrulló las bandas de la NFL.

No fue un negocio malo para los Dolphins – no fue negocio malo en lo absoluto.