Coming Up

Espanol

Print
RSS

Wallace Puede Ser el Bueno Para Miami

Posted Mar 1, 2013

Joe Philbin y Jeff Ireland tendrán una difícil decisión que involucra también a Jennings y a Bowe para contratar un receptor abierto agente libre.


Una vez que ya sabemos cuál es el área o departamento que los Miami Dolphins necesitan mayor ayuda, los receptores abiertos, tenemos que analizar a fondo las posibilidades que habrá en la agencia libre a partir del 12 de marzo próximo.

Cuando los Dolphins negociaron a Brandon Marshall a Chicago el año pasado por estas fechas, la posición de receptor abierto perdió potencia evidentemente. Brian Hartline tuvo 74 recepciones para 1,083 yardas y Davone Bess tuvo otro año muy aceptable con 61 atrapadas para 778 yardas en 13 partidos que vio acción, pero sólo lograron un touchdown cada uno, y sumando el resto de receptores abiertos, sólo se pudo generar la muy pobre cantidad de tres anotaciones de receptores en toda la campaña. Obvio, fue la peor marca de la NFL.

Hay una lista larga de receptores que serán agentes libres, entre las que figura el propio Hartline, y quien creo que su firma debe ser prioridad para los Dolphins, ya que viene de la mejor temporada de su carrera y se convirtió en el objetivo primario del quarterback novato Ryan Tannehill. Con un año de trabajo conjunto, Hartline y Tannehill pueden seguir mejorando la química que encontraron en 2012. Otra decisión propia sería Marlon Moore, pero no tan prioritaria y que dependerá de las nuevas adquisiciones.

Entre los nombres más destacados de agentes libres están: Wes Welker (New England), Jerome Simpson (Minnesota), Brandon Stokley (Denver), Steve Smith (St. Louis), Kevin Ogeltree (Dallas), Emanuel Sanders (Pittsburgh), Randy Moss (San Francisco), Mohamed Massaquoi (Cleveland), Johnny Knox (Chicago), Domenik Hixon (NY Giants), Devery Henderson (New Orleans), Julian Edelman (New England), Joshua Cribbs (Cleveland), Plaxico Burress (Pittsburgh), Deion Branch (New England) y Danny Amendola (St. Louis).

También hay tres que ya tuvieron alguna relación con Miami, como Derek Hagan (Oakland), Ted Ginn Jr. (San Francisco) y Braylon Edwards (NY Jets), pero al igual que todos los anteriores, se les puede encontrar una o más razones para no contratarlos.

Puede ser que ya estén muy veteranos como Welker, Moss, Burress o Branch, que no tengan cabida en el sistema de Miami o que no hayan encontrado el desarrollo esperado previamente y si los Dolphins atacan la agencia libre agresivamente, tienen que buscar un talento que no tengan que desarrollarlo (para eso está el Draft).

De esos, sólo hay cuatro que puedo destacar: Mike Wallace (Pittsburgh), Greg Jennings (Green Bay), Dwayne Bowe (Kansas City) y Víctor Cruz (NY Giants), pero es muy probable que sus propios equipos hagan mucho por recontratarlos.

También hay que analizar algo muy importante, y es el factor de estilos de juego de estos receptores con los sistemas y necesidades para la ofensiva de Miami.

De entrada, puedo dar por descartado a Víctor Cruz, quien seguramente obtendrá una oferta laboral de los mismos Giants para mantener su mancuerna con Eli Manning. Además, que le veo un estilo parecido a Hartline y creo que no encajaría muy bien.

El caso de que Bowe se quede en Kansas City parece ser más sólido ahora con la casi segura llegada de Alex Smith en el puesto de pasador y con Andy Reid como su entrenador en jefe. Los Chiefs no querrán ir a buscar receptores teniendo una estrella como Bowe en su propio vestidor.

Nos quedan Jennings y Wallace.

A Jennings muchos los han ligado con el Head Coach Joe Philbin de sus años cuando fue el coordinador ofensivo de los Green Bay Packers. Pero de acuerdo con reportes recientes, provenientes del NFL Scouting Combine, pudiera no ser necesariamente el caso.

El Gerente General Jeff Ireland comentó que le gusta el estilo de Wallace. Algo que le creo totalmente, porque Wallace cuenta con todos los requisitos que Ireland ha demostrado buscar en los agentes libres recientemente y el principal es la juventud.

Wallace estará en su quinta temporada solamente. Es un velocista, quien además de ser un peligro latente de jugada grande en cualquier momento, puede estirar el campo y facilitar la labor de Hartline y de Bess en trayectorias más cortas y de los tight ends en el centro del campo. Sería una de esas armas que benefician a todo un esquema ofensivo.

Lo demostró en Pittsburgh, siendo el objetivo favorito de Ben Roethlisberger en trayectorias largas y con su velocidad es un peligro incluso en pases cortos que puede convertir en ganancias muy grandes. Wallace corre las 40 yardas en 4.33 segundos, una característica que le había ayudado a promediar 19 yardas por atrapada, aunque el año pasado cayó a 13.1, pero esto se puede atribuir a las lesiones de Roethlisberger. Y aquí precisamente está una clave, que puede ser que Wallace no funcione adecuadamente con cualquier quarterback.

Los Dolphins tendrán que analizar si Tannehill tiene cualidades y características semejantes como pasador que Roethlisberger para que el nivel de juego de Wallace no disminuya o se vea afectado y al mismo tiempo poder explotar al máximo sus habilidades. Pero lo que es un hecho, es que en Miami, Wallace tendrá que correr trayectorias más cortas en muchas ocasiones, y ahí no es tan consistente.

Personalmente, yo me iría por Wallace. Philbin dijo que le agrada la idea de contar con él en su ofensiva, pero también sabemos que en estos momentos lo que se dice es muy distinto a lo que se hará una vez que se abra el mercado de la agencia libre.

Y aquí es donde Philbin puede estar jugando su “bluff” para asegurar a Greg Jennings, a quien conoce muy bien de sus años en Green Bay. Obviamente, Jennings ha brillado en su carrera y tuvo un Súper Bowl excepcional con dos recepciones de touchdown y por lo menos otra atrapada que prácticamente definió el encuentro jugando en el sistema ofensivo que Miami tiene actualmente.

Los problemas aquí pueden ser las lesiones y el factor de la edad. Jennings estuvo bastante golpeado la campaña anterior y Jennings tiene 29 años. Sabemos muy bien que muy pocos receptores son tan productivos cuando rebasan los 30.

Jennings no ha descartado una reunión en el Sur de Florida con su ex entrenador y tiene todos los movimientos y el talento para atacar en todo tipo de trayectorias. También es un receptor físico y puede ser el más costoso, hablando de dólares y del tope salarial.

Pero en cuanto a físico, talento, tamaño, velocidad y edad, Bowe luce como el más completo y el que presenta una combinación más integral. Puede correr trayectorias intermedias muy bien y también puede ir profundo, creo que es la combinación perfecta, quien además es originario del Sur de Florida y ha declarado que le gustaría jugar en su ciudad.

Wallace puede ser un lujo que quizá Miami no se pueda dar en estos momentos, Jennings es el mejor globalmente pero es el más veterano, el más caro y el que menos tiempo producirá y Bowe es el más completo pero es probable que se quede en su equipo.

Sería muy interesante ver a dos de estos tres con los Dolphins, quienes junto a Hartline y a Bess integrarían el mejor grupo de receptores abiertos de la liga. Aunque Miami tiene dinero para gastar en salarios vía la agencia libre, hay muchas otras posiciones que requieren atención e inversión. Pero soñar no cuesta nada.

Finalmente, Miami tiene una posición muy buena para elegir en la primera y hasta en la segunda ronda del Draft, y eso puede ofrecer otro receptor abierto a la combinación. Claro, que eso dependerá de lo que se haga en la agencia libre y de las habilidades de los jóvenes que lleguen al profesional (lo cual analizaré más adelante).

DOLPHINS ON FACEBOOK

Contests-Videos-Exclusive Access