Tres claves del partido | Dolphins vs. Ravens

1) Limitar las oportunidades de Lamar

Será difícil para la defensa de los Dolphins anular completamente a un quarterback tan escurridizo como Lamar Jackson por 60 minutos. Es uno de los más veloces en el campo, y sus escabullidas improvisadas deberían preocupar a la defensa el domingo. Es un hecho que Jackson logrará yardas positivas y moverá las cadenas con acarreos de lectura de zona. Los problemas comienzan a exacerbarse cuando él esquiva una potencial captura, o una jugada negativa, y la convierte en una ganancia de 30 o 40 yardas. Son esas escabullidas fuera de libreto que desmoralizan al equipo rival, mantienen a la defensa en el campo, y que normalmente se convierten en puntos para la ofensiva de los Ravens. Si la defensa de los Dolphins puede limitar al mínimo esas jugadas, entonces ayudará a la ofensiva con la posición de campo, y mantendrá en las laterales a uno de los jugadores más electrizantes de la liga.

2) Comunicación del quarterback

Una de las principales razones de poner al quarterback veterano Ryan Fitzpatrick como titular, se debe al hecho de que ha enfrentado a muchas defensas diferentes a lo largo de 14 años. Tener la capacidad de operar rápidamente y comunicarse limitando los errores será crucial contra la defensa de los Ravens, especialmente al tener varias caras nuevas en la línea ofensiva. Fitzpatrick tendrá que lidiar con la confusión que la defensa de Baltimore intentará generar, al tiempo que deberá organizar jugadores que no han estado en el plantel de los Dolphins... ¡por más de cinco días! Ordenar las protecciones, y saber cuándo cambiar la jugada en la línea de golpeo serán solo algunas de las cosas que Ryan deberá ejecutar a la perfección. También será importante poner el balón rápidamente en las manos de jugadores como Jakeem Grant y Albert Wilson, para que hagan lo que mejor saben hacer.

3) Juego eficiente de la línea ofensiva

No es ningún misterio que esta línea ofensiva ha tenido problemas para desarrollar una continuidad a lo largo de la pretemporada. De cara al encuentro contra los Ravens el domingo, Miami tendrá por lo menos tres jugadores nuevos en la línea, además de dos novatos posiblemente ocupando las posiciones de guardia en una jugada cualquiera. La clave para este grupo será identificar la situación. No pueden dejarle un pasillo libre a un apoyador que viene a la carga, o dejar suelto a un liniero defensivo para que penetre detrás de la línea en una jugada de acarreo. La única forma en que los jugadores habilidosos de Miami podrán destacarse es que este grupo juegue como una unidad sólida. Es un partido de 60 minutos, pero en esta área es crucial que los Dolphins respondan desde el inicio del juego.

Advertising